miércoles, 7 de mayo de 2008

Paranoia

La Paranoia y los demás Trastornos de ideas delirantes, como su propio nombre indica, se caracterizan principalmente por la presencia de delirio o ideas delirantes, que pueden definirse como falsas creencias de diferentes temáticas o contenidos

Es característico que las creencias delirantes se mantengan firmes y no sea posible rebatirlas con una argumentación lógica

En el caso concreto de la Paranoia la temática del delirio es el perjuicio. Suele ser un delirio bien estructurado en el sentido de que el sujeto que lo padece se siente víctima de las acciones de una persona o de varias personas o de una institución, cree que actúan en su contra con ánimo de perjudicarlo, con un entramado argumental comprensible, pero no real, con el que intenta justificar su delirio.



"Ser gobernado es ser observado, inspeccionado, espiado, dirigido, sometido a la ley, regulado, escriturado, adoctrinado, sermoneado, verificado, estimado, clasificado según tamaño, censurado y ordenado por seres que no poseen los títulos, el conocimiento ni las virtudes apropiadas para ello. Ser gobernado significa, con motivo de cada operación, transacción o movimiento, ser anotado, registrado, contado, tasado, estampillado, medido, numerado, evaluado, autorizado, negado, autorizado, endosado, amonestado, prevenido, reformado, reajustado y corregido. Es, bajo el pretexto de la utilidad pública y en el nombre del interés general, ser puesto bajo contribución, engrillado, esquilado, estafado, monopolizado, desarraigado, agotado, embromado y robado para, a la más ligera resistencia, a la primera palabra de queja, ser reprimido, multado, difamado, fastidiado, puesto bajo precio, abatido, vencido, desarmado, restringido, encarcelado, tiroteado, maltratado, juzgado, condenado, desterrado, sacrificado, vendido, traicionado, y, para colmo de males, ridiculizado, burlado, ultrajado y deshonrado."

Joseph Proudhon

No hay nada nuevo bajo el sol: paranoicos y ácratas los ha habido siempre.



2 comentarios:

Juan Jose Bilbao Larrañaga dijo...

De lo que se deduce que "Prudon" era un paranoico.
Y con qué se liga más, paseando al perro, o con el niño en el jardín de infancia.
De donde se deduce que los jardines de infancia son casas de puterío!!! o los perros muy promiscuos, depende de lo que le ponga a cada cual.
Pesimista = optimista informado.
¡Vaya con "Prudon"!
Cuidate o acabarás como los templarios!!!

Rocambole dijo...

Te veo ágil de mente para estar "instalado en el ocaso de tu ejercicio profesional, con un largo pasado, un efímero presente y carecer de futuro".

Prudon era un ácrata. Pero era un profesional del anarquismo. Lo malo son los aficionados que a base de ver (o mejor intuir) el mal, no se dan cuenta de donde esta la tenue ( a veces divertida y a veces aburrida) linea de la paranoia.

Por cierto: En los jardines de infancia siempre se ha ligado mucho con las mamas de los niños y si tienes perro mejor. ( y si tienes un balón de fútbol, ni te cuento)