martes, 6 de mayo de 2008

El que esté libre de pecado...


Este fin de semana se ha publicado en el periódico el Mundo un artículo a doble página acerca de las relaciones de los médicos con la industria farmacéutica. . Ya empezamos mal. El Mundo enarbolando la bandera de la pureza y la honradez. ¡Anda ya!

Sobre este tema tan difícil de abordar, vaya por delante mi respeto más absoluto a las posturas individuales de los compañeros y que cada uno busque y encuentre un equilibrio en esa relación que sea coherente con sus principios éticos personales.

Pero otra cosa son las declaraciones públicas de posturas explícitas, al respecto. Digo yo que como son públicas podremos comentarlas y si no, no haberlas hecho públicas.

En este tema, en mi opinión, o se es o no se es. No vale eso de ser “un poquito infiel” o “te puse los cuernos, pero fue sin intención”.

Y lo digo, porque me ha dado una vuelta por la web de los defensores de la pureza del alma y del cuerpo, los impolutos. ¡Ay que miedo me dan los sepulcros blanqueados!. Hartitos estamos de los defensores de la castidad que se van de putas por la noche o de homófobos que son pillados en un club gay. El pueblo es sabio y siempre ha dicho “dime de qué presumes y te diré de que careces”

Me he molestado en mirar la lista de firmantes. De nuestra zona, Euskadi, no pasan de media docena los firmantes que son médicos de Atención Primaria, y que en consecuencia han hecho declaración pública de intenciones en este tema. De ellos solamente conozco a uno. Es un hombre serio y coherente del que tengo una buena opinión. La última vez que coincidí con él, fue hace pocas semanas, un sábado por la mañana, en un evento organizado por una sociedad científica en un hotel de Bilbao. Compartimos un desayuno con café, pastas y un zumo de naranja. Todo estaba exquisito. Tras el acto había una comida a la que no me quedé. Yo no pagué nada de mi bolsillo y supongo que él tampoco. El acto estaba subvencionado por un laboratorio. Supongo que lo pagaron ellos. Estoy seguro que, ni por un momento, ni él ni yo tuvimos la sensación de haber vendido nuestra alma al diablo.

¿o sí?.

El colmo de los colmos es ver a gente madurita haciendo en público esta pregunta. ¿Papá, papá, tú crees que me salvaré de ir al infierno por haber aceptado un boli??

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Fuente: Heraldo de Aragón. 3-Mayo-2008
ZARAGOZA
Investigan a un laboratorio por una trama de facturas falsas para financiar regalos
Compraba material informático para obsequiar a los médicos y ocultaba estas operaciones con supuestos cursos de formación.
HERALDO. Zaragoza
El Grupo de Blanqueo de Capitales de la Jefatura Superior de Policía ha desmantelado esta semana una trama de facturas falsas, en la que presuntamente estaban implicados un laboratorio farmacéutico y un empleado de una empresa de informática de Zaragoza. Según las pesquisas policiales, el primero compraba ordenadores, impresoras y material informático para obsequiar a algunos médicos, con el ánimo de captar el interés de estos por sus productos. Para encubrir estas operaciones, no permitidas por el código deontológico que rige la industria farmacéutica, la firma utilizaba los servicios de un comercial de la empresa informática, que ha sido detenido por un presunto delito de falsedad documental.

Según informó ayer la Jefatura Superior de Aragón, el arrestado es un joven de 26 años, identificado con las iniciales J. L. A. La Policía le acusa de girar facturas a nombre del laboratorio farmacéutico, en las que se cobraban una serie de cursos de formación que parece que nunca se llegaron a impartir. Los presuntos beneficiarios de esas clases habrían sido una serie de médicos, cuyos nombres aparecían en los recibos. Sin embargo, los investigadores llamaron a testificar a todos estos profesionales y comprobaron que ninguno de ellos había asistido a los cursos de dicha empresa.

Las evidencias obtenidas durante la investigación sirvieron a los agentes para constatar que las facturas se utilizaban para encubrir la compra del material informático que luego utilizaban una serie de visitadores del laboratorio para obsequiar a algunos profesionales. En cualquier caso, parece que no hay ninguna relación entre los nombres que aparecían en las facturas y los de los destinatarios de dichos regalos. Y por tanto, los primeros serían también víctimas de la presunta trama fraudulenta.

Según pudo saber ayer este periódico, en la relación de afectados figuran médicos de familia de los sectores 2 y 5 de Zaragoza. La investigación policial se inició hace ya varios meses, pero el arresto del hasta ahora único imputado tuvo lugar el pasado lunes.

Una práctica prohibida

La Policía Nacional considera que esta trama pretendía evitar una posible sanción al laboratorio por parte de los sistemas de control de Farmaindustria. Este organismo agrupa a todas las empresas vinculadas con la producción y distribución de medicamentos, y entre sus objetivos figura velar por el cumplimiento del código deontológico del sector. De hecho, a los profesionales de la medicina les está prohibido aceptar este tipo de obsequios o regalos. A los laboratorios que recurren a estas prácticas se les puede sancionar con importantes cantidades económicas.

En principio, la Jefatura Superior de Policía solo ha informado del arresto del joven de 26 años, quien fue puesto en libertad tras ser oído en declaración. De momento, ni se ha facilitado el nombre de la empresas vinculadas con la trama ni se sabe si se les ha abierto algún tipo de expediente sancionador por parte de Farmaindustria.

Anónimo dijo...

Por favor, puedes decir qué día salió este artículo y puedes confirmar que fue en "El Mundo". Me gustaría leerlo pero no lo encuentro.

Gracias

Rocambole dijo...

Efectivamente, chorizos hay en todas partes. En la política (Marbella), en la policía (Coslada), en la Iglesia (pederastas de EEUU) y donde quieras escarbar.
Lo que yo critico es que se haga gala de pureza. Yo no firmo un manifiesto de que le soy fiel a mi mujer. Hay cosas que se dan por supuesto y si no eres ético, palo y tente tieso. Cada uno con sus problemas.

Lo que tendrías que averiguar es, a ver si alguno de lo implicados en tu referencia, son de los firmantes de algún manifiesto de pureza.

Acuérdate del diputado del PP en Ibiza.

Anónimo dijo...

Aunque estoy de acuerdo con Rocambole en que el respeto ético debe ser un valor intrínseco del clínico, creo necesario recordar qué es lo que no está bien hecho pese a ser habitual, general y aceptado en la profesión. Me viene a la cabeza la segunda fuente de Derecho después de la Ley: La costumbre. Por eso es conveniente recordar que porque se haya popularizado ciertas gratificaciones nunca se debe olvidar que existe un código ético de buenas prácticas promocionales y que sería interesante fomentar una cooperación mutua entre industria/médico transparente y pública destinada a mejor la salud del paciente.