sábado, 24 de mayo de 2008

El ombligo del mundo


He leído este interesante artículo , ideal para los que creen que el mundo es exactamente como ellos lo ven y que el resto de los mortales no dan la talla. El pragmatismo y el conservadurismo son los que imponen las reglas del juego.

La curva de adopción es una vieja conocida, familiarízate con ella. Los early adopters (nunca he encontrado una buena traducción para ese concepto) adoran el riesgo, les encanta probar nuevas cosas, tienen el navegador siempre en la beta de la siguiente versión y usan lo last de lo last. Entre éstos y la siguiente categoría, los pragmáticos, hay un abismo, el famoso chasm de Geoffrey Moore, un abismo que puede costar mucho cruzar. Los pragmáticos pueden estar dispuestos a adoptar una innovación, pero sólo si la ven como la solución a su problema. Tras ellos, los conservadores, que odian la tecnología y tratan de evitarla; y los rezagados o laggards, que además se precian de ello, de ser los últimos en probar lo nuevo. Está bien desarrollar para los early adopters, pero tendrás que tener en cuenta que lo estás haciendo, y que eso tiene sus consecuencias. Muchos de los inventos de la Web 2.0 permanecen, años después de su aparición, con bases de usuarios relativamente pequeñas, y eso es porque la población de early adopters es limitada y las siguientes categorías no han encontrado una razón para cambiar o para adoptar lo que les propones. ¿Han fracasado? No, no lo creo. Marcan un camino, disponen en muchos casos de dinero para seguir recorriéndolo porque hay quien decide apostar pronto porque ese camino cruzará el umbral de la popularización, y disfrutan de todo lo que viene con la reputación de ser un innovador. Pero eso no quiere decir que sea un camino fácil.

1 comentario:

Alorza dijo...

He leído tu comentario en el blog de Julen:
"En este momento tengo entre manos un proyecto que basado en la filosofía 2.0 gestione el conocimiento de la organización y las personas añadiendo valor y consiguiendo mejorar los resultados"

Si necesitas ayuda, o al menos terapia conversacional, ya sabes dónde estamos los de Administraciones en red.