domingo, 1 de junio de 2008

Yo quiero un 1500



Vaya temporadita que llevamos con esto de la Atención Primaria. No hay blogero que se precie que no haya aportado una opinión o un comentario acerca de los cambios que se necesitan o de los que se han producido. Y yo no quiero ser menos.

Así que me he animado, hoy que llueve y no apetece mucho salir a dar un paseo, a darle una vuelta a esto de la A.P.

La A.P. es como la salud. Nadie la aprecia hasta que funciona mal y entonces es una hecatombe. Y como funciona regulín, ahora está de moda.

Asi van las votaciones en Diario Médico sobre la crisis de la A.P.

A mí me parece que el problema es que el modelo actual que tenemos es un modelo antiguo que no ha sido capaz de adaptarse a los cambios y a las realidades. Es como el traje al que se le van haciendo arreglos pero que como el cuerpo del niño ha crecido y cambiado, al final tira por todas partes, la sisa y la entrepierna sobretodo.

Luego parece, que lo que habría que propiciar es, como se dice ahora en los partidos políticos, una refundación de la Atención Primaria. Los primeros problemas para esta refundación son dos: Uno. Elegir a las personas u organizaciones que deban abordar el cambio y dos, redefinir la cartera de servicios y el papel de la primaria y sus profesionales a día de hoy.

En el primer punto, en la actualidad, ya sabemos quienes van a ir y es la mejor forma de garantizarnos el fracaso. Que sindicalistas liberados que no tienen ni pajolera idea de la realidad asistencial y que sólo hablan de oídas (y encima le hablan bajito y sin criterio) sean los que van a definir los cambios, aboca a lo que se llama, la labor del maquillaje. Acciones que se suponen tienen impacto en los profesionales pero que sus efectos duran lo que un caramelo en la puerta de un colegio y como no se toca el fondo, dentro de unos meses todos de nuevo enfurruñados.

Ejemplo: Cupos de 1500.

Bienvenidos sean. No comparto esa nueva tendencia de los nuevos iluminados que defienden que si se bajan los cupos vamos a perder habilidades como clínicos. Porque leído al revés, con 2000 seríamos la chorra en verso de la excelencia clínica.

Pero mis problemas conceptuales en el trabajo no van a variar por tener 1.500, si no se abordan temas más complejos que implica redefinir el papel del médico de atención primaria.

¿Qué debe hacer el médico de A.P.?

¿Qué papel de portero (gatekeeper) debe realizar, de finca urbana o de matón de discoteca?

¿Con qué herramientas?

¿Cuál es su papel en relación con la los otros especialista no primaristas?

¿Cómo se estructuran los planes preventivos?

¿Cómo se define la atención a los crónicos? ¿Se basan en evidencias o esta sólo se aplica a la farmacia?

¿Me van a dotar de autonomía para gestionar mi trabajo, mis agendas?

Y un largo etc. que los cupos de 1.500 no van a solucionar.

Nuestro trabajo se divide en una serie de áreas que compondrían el mapa de los temas a abordar.

En primer lugar la atención a los pacientes agudos tanto en consulta como en domicilio, luego la atención a las patologías crónica tanto en consulta como en domicilio priorizando la atención a patologías crónicas y prevalentes con mayor impacto en términos de resultados de salud. En tercer lugar las labores preventivas y educativas con la población. En cuarto lugar los planes específicos a desarrollar en cada Comunidad (atención al crónico domiciliario, al terminal, la emergencia…) y por último y que a nadie se le olvide, tenemos el derecho y la obligación de desarrollar unas actividades de docencia e investigación (¿alguien recuerda a algún sindicato reivindicando algo parecido?)

Por tanto lo primero que habría que abordar son los contenidos en estas áreas con claros criterios de eficiencia y factibilidad. No nos olvidemos que en términos de salud ha salvado más vidas el carnet por puntos que todos los médicos haciendo prevención primaria, por tanto el enfoque de estas acciones tiene que ser globales con apoyos de los medios de comunicación etc. Plantearse realidades. ¿Por qué es tan controvertida la espirometría como acción preventiva o de cribado? ¿Por qué en todos los ámbitos salen indicadores para echarse a llorar? ¿Somos ineptos o no es tan fácil de implementar en la acción cotidiana?

Una vez repasado lo anterior por clínicos y gente sensata (el DOCTORDIABETIS por ejemplo) habrá que hablar de las herramientas que se necesitan para llevar a cabo lo anterior y lo más difícil y lo que nunca se hace, dimensionarlo en términos de tiempo.

Si tenemos definido lo que tenemos que hacer y las herramientas que nos dan y el tiempo que se necesita, entonces veremos qué cantidad de pacientes se ajuntan a esa realidad. Puede que sean 1.500 o menos, o tal vez mas. Y qué tipo de paciente. ¿Son todos iguales? ¿Es lo mismo 1.500 con un 20 % de “mayores” que con un 40%? ¿Es lo mismo 1.500 en la zona centro que en un barrio deprimido? ¿Es lo mismo 1.500 con pólizas de aseguramiento privado que sin ellas? ¿Es lo mismo 1.500 con accesibilidad a su médico que con “cocodrilos en la puerta” (la frase es de Ángel Ruiz Téllez)? ¿Es lo mismo 1.500 con una residencia de ancianos asignada que sin ella? ¿Es lo mismo 1.500 con una enfermería comprometida y eficaz que sin ella? ¿Es lo....?

Pues no, no es lo mismo. ¿Y cómo se diferencian?

Premio de una muñeca chochona a las mejores ideas.

1 comentario:

Doctor Minuto dijo...

Muy de acuerdo en que es una lastima que la conquista del 1500 sea sindical y no identitaria.
Y también que nosotros somos los que tenemos que dar respuesta a la pregunta de qué vamos a hacer ahora q tendremos menos presion asistencial. Si no nos movemos en menos de un año tendremos la misma prsion con menos pacientes asignados. Si esperamos a que pongan más enfermeras , mas auxiliares etc, lo mismo nos pasara.
Si queremos recuperar algo de la dignidad perdida tendremos que ver qué queremos hacer y tu ya das pistas pero conseguir tiempo para docencia , para investigación etc es quitarselo a las horas de asistencia y eso es poner cara de perro pero mantener, el que tenga, los 2- 3 días de lista de espera y no atender a todo el que pasa por la puerta y saber decir NO y tener claro que es importante desarrollar todas esas facetas básicas del MF que se han atrofiado ( estudiar, comunitaria, atención familiar... además de las citadas)