jueves, 5 de junio de 2008

Todo para los trabajadores pero sin los trabajadores


Parafraseando el lema de los ilustrados franceses del siglo XXVIII, no me resisto a unirme a los fastos que se están celebrando estos días.

El 3 de junio de 2008 se han celebrado los 25 años de la creación de Osakidetza. Justo el año 1983 coincidió con las graves inundaciones en nuestra tierra y este año 2008, se han vuelto a producir unas inundaciones que, sin llegar a la gravedad de entonces, también han afectado a muchos puntos de nuestra geografía. Las malas lenguas lo atribuyen a que OSAKIDETZA hace aguas por todas partes.

Como no podía ser menos, han celebrado un festejo por todo lo alto en el que han reunido a la “crème de la crème” de la sociedad vasca en el entorno sanitario. Autoridades, antiguos Consejeros y Directores de Osakidetza, representantes de los ayuntamientos, de las organizaciones sanitarias, de los colectivos profesionales y un largo etc. Hasta 1500 personas reunidos en el Palacio Euskalduna de Bilbao. Incluso trajeron a un "star" para dar más empaque a la reunión: Manuel Patarroyo.

El ínclito Inclan ha dado las gracias a todos los que han aportado su esfuerzo para los resultados y logros obtenido.

Enseguida he pensado: Como yo llevo los 25 años de existencia de esta empresa, trabajando para ella, se referirá a mí y a los demás compañeros que hemos dado el callo todos estos años.

Porque la verdad es que me mosqueé un poco al ver que en el festejo no había ni una sola persona en representación de LAS PERSONAS que llevamos los 25 años dando la cara por esta empresa.

Pensé, que como somos tantos trabajadores (casi 30.000) era imposible que nos invitasen a todos, pero que seguro que no podía faltar un acto o detalle específicamente diseñado y enfocado a reconocer a las curritos, en especial a los que han estado desde el 3 de junio de 1983, viendo pasar a mucho directivo, unos con más pena y otros con más gloria, mientras nosotros sacábamos adelante el trabajo de todos los días.

Y efectivamente así ha sido. Hoy he recibido en mi domicilio un paquete de mi empresa con una carta de la jefa de este tinglao y un doble CD, si, si Doble. Uno, con un video de 10 minutos de botafumeiro a tope y otro CD con un libro en pdf que contiene unas fotos preciosas de muchos de los centro de la empresa. Impresionante. Pero lo que más me ha gustado, lo que de verdad me ha llegado al corazón es que además del magnífico regalo del CD (los CDs), han incluido un PIN con el logo de Osakidetza.

Que emoción. Mañana mismo me lo pongo para ir a trabajar. !Estos sí que saben gestionar personas!. El tema de la implicación, resuelto para otros 25 años.

Me gustaría saber quien ha sido el que ha gestado esta maravillosa campaña para enviarle un agradecimiento sincero y expresarle mi inquebrantable adhesión al régimen (perdón, a la empresa)

2 comentarios:

doctordiabetis dijo...

Peor es lo mío que no tengo pin.

Rocambole dijo...

Pin Pan Pun fuego. No te preocupes que te llegará. Te iba a decir que te regalaba el mío pero me hace tanta "ilu" que no voy a poder.